LA MATANZA EN LA SILVA

Amanece en el valle en un frío día de diciembre,  a la casa de la matanza van llegando familiares para ayudar y participar en la fiesta del invierno " la matanza".

Para empezar y como manda la tradición, unas pastas y una copa de buen orujo, los matarifes van al cubil del cerdo a cumplir con su tarea...

El gocho se criaba en el cubil, en un espacio tapiado dentro de la cuadra, en el suelo se le ponía un mullido de paja para  que el animal se pudiera tumbar seco y cómodo, y un comedero llamado pila.

Las familias criaban uno o mas cerdos , según las necesidades de la casa, casi siempre eran cerdos machos  a los que había que capar pues a parte de engordar mas, a la hora de matar no corría el peligro de que estuvieran en celo, pues no se podría hacer la matanza ya que la carne se estropearía.

En todas las casas había el típico caldero del gocho donde se le cocía la comida, que se componía de un amasijo de desperdicios de comida, mondas de patata, hojas de negrillo, ortigas. A todo esto se le añadía una lata de salvado o harina. En el verano se les echaba algo de verde, como berzas las hojas de la remolacha etc..... Cuando se aproximaba la matanza, se reforzaba la comida con patatas y remolacha.

Llegaba San Martino y ya caían buenas heladas, la nieve asomaba por entre las montañas y ya el cocho estaba cebado, ya se podía matar. La mayoría solía hacerlo en diciembre.

Ya esta el cocho en el banco y se procede al sangrado, esta sangre se recoge en una cazuela removiendo continuamente para que  enfríe y no cuaje; Con ella se harán las morcillas, en otra cazuela se recoge mas sangre pero esta ya se deja cuajar para comerla frita o encebollada, ya muerto el animal  es chamuscado con manojos de paja seca, se pela con cuchillos, se le lava bien frotando con piedras adecuadas para ello.

Se procede al vaciado , la grasa se pica en trozos y se derrite en una cazuela para luego pasarla a ollas, es la manteca que luego se consumirá durante el año, con los restos se solían echar unas manzanas cortadas a la mitad, una vez cocidas se sacaban a una fuente, se ponía azúcar y se comían de postre. Las mujeres
preparaban las tripas, separaban las morcilleras las choriceras las culares...."la zambomba" alli estaban los rapaces esperando esta tripa , la de la vejiga, para inflarla con una paja, se extraen todas las visceras y ya es el momento de colgarlo. La sangre y la grasa que pudiera quedar se extrae con una caceta.

Alguien llevara esos trozos de solomillo, higado y lengua al veterinario a examinar, como prevención a la triquina.

La primera parte de la matanza ya está hecha y ya es hora de comer ¡Todo un festín! había de todo.....los garbanzos y la rica sopa  y de segundo que si las patas y el morro, la oreja, conejo guisado.....o pollo de corral y el flan de postre....cafe copa y faria de las grandes y con un poco de suerte (para los hombres) .....jugar la partida en el bar para luego continuar.

Por la tarde se picaran las cebollas que se mezclaran con la sangre, sal y pimentón, formando el mondongo, con el que se rellenaran las tripas y se hacen las morcillas, estas una vez atadas, se cuecen , se dejan enfriar y se colgaran en los varales, se dejaran escurrir y en unos días se procederá al ahumado.

El cocho que ha pasado la noche entera colgado, será descuartizado al día siguiente, se preparan los
espinazos, los solomillos , las cintas de lomo, los jamones, estos requieren una labor minuciosa; hay que limpiarles bien la vena, pues la sangre que contiene los estropearía, se les cubre con sal gorda y se les prensa, colocando sobre ellos tablas y piedras, dejándoles escurrir, donde estarán tantos días como kilos pesen. Terminado el plazo se les limpia y se untan con aceite y pimentón, para evitar que "les cage la mosca". Se cuelgan en los varales. Se pica la carne para los chorizos, se adoban con sal ajo y pimentón, se envuelve todo bien; Al día siguiente se prueban los primeros chichos así se rectificara de sal y pimentón si fuera necesario.

Se embuten los chorizos con  maquina manual, se atan y se cuelgan en los varales. Se hacen las androyas, algunos chorizos para el cocido de menor calidad, estos chorizos se les llamaba en La Silva "chorizos de sábado o sabadiegos, se sustituía la carne, por la asadura, corazón, pulmón y callos.

Cuando se mataba vaca, se mezclaba esta carne con la de cerdo, pues al ser esta última mas grasa, los chorizos se mantenían mas jugosos; alguna cabra que otra se mataba, las piernas se destinaban a cecina, el resto de la carne se curaba  y se comía cocida.

Ya esta todo colgado, la tarea ahora es el ahumado, en La Silva se hacia el fuego con tuerganos .

Los cochos que se mataban solían tener un año o cerca; El  peso del cerdo se expresaba (aun hoy se tiene esa costumbre) en arrobas (una arroba equivale a 11,5kg

 

colgando chorizos

el fuego

LA PRUEBA:Tras estas faenas y pasados unos días, era costumbre dar a los mas allegados (parientes y vecinos) " la prueba" que solía ser, una morcilla, un chorizo, un trozo de tocino de papada y un trozo de espinazo; Los encargados de hacer este reparto  éramos los chavales(as).......en todas las casas se probaba la matanza de otros vecinos, dando lugar a esas criticas y logicas comparaciones:(que si fulanito se pasó con el picante, que si a menganito le quedo soso , los de peranganito solo son tocino......

¡¡¡PERO QUE BUENO ESTABA TODO!!!!

volver